Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

La falta de salvavidas en Austin hunde los planes de abrir todas las albercas de la ciudad a principios de junio

A lifeguard sits in his chair overlooking Austin' Big Stacy Pool as a person swims.
Michael Minasi
/
KUT
Un salvavidas vigila a los residentes durante una mañana tranquila en la alberca Big Stacy de Austin.

Read this story in English

El Departamento de Parques y Actividades Recreativas de Austin (PARD, por sus siglas en inglés) necesita al menos 750 salvavidas para abrir sus 29 albercas durante el verano, pero actualmente cuenta con menos de un tercio de ellos.

Austin opera cinco piscinas durante todo el año, como Barton Springs y Big Stacy, y 24 piscinas de temporada, que debían abrir el 6 de junio. Pero debido a la escasez de salvavidas, Parques y Recreación está planeando una apertura gradual de las albercas o piscinas de temporada para "distribuir equitativamente su fuerza de trabajo", según un portavoz de PARD.

Aunque una apertura por etapas para Austin no es inusual, un portavoz de PARD dijo que la escasez de salvavidas es un problema nacional este año. La American Lifeguard Association (Asociación Americana de Salvavidas) informa que al menos un tercio de las albercas públicas de Estados Unidos corren el riesgo de cerrar o cambiar de horario para adaptarse a la escasez de personal de este verano.

Actualmente, el PARD cuenta con 234 salvavidas en total. Si hay al menos 375 socorristas para la fecha límite de junio, el PARD abrirá 10 albercas de temporada: Balcones, Dick Nichols, Dove Springs, Garrison, Govalle, Montopolis, Northwest, Rosewood, Shipe y Westenfield.

A medida que el departamento contrate más salvavidas, tiene previsto abrir más albercas de temporada.

El supervisor acuático del PARD, Aaron Levine, dijo que confía en que tendrán suficientes socorristas para abrir las primeras 10 albercas.

"Definitivamente, estamos empezando a ver que los universitarios regresan [y] los chicos de secundaria reciben su formación y empiezan a pensar en el verano", dijo Levine. "Este año es como todos los demás. Vemos un gran repunte en nuestras clases al llegar mayo".

Levine dijo que unos 120 solicitantes ya están inscritos en varias sesiones del curso de certificación de salvavidas requerido, lo que podría elevar el número de salvavidas listos para trabajar el 6 de junio a unos 354.

Si el departamento no alcanza el umbral de 375 socorristas, es probable que esas 10 primeras albercas sigan abiertas, pero con un horario más limitado.

Para conseguir más candidatos, el personal de la división acuática ha estado reclutando activamente en institutos, universidades, ferias de empleo y otros eventos locales, según un portavoz de PARD.

El departamento también ha aumentado los salarios de los salvavidas a un mínimo de 16 dólares la hora. Además, ofrece hasta 1,250 dólares en bonos (500 dólares por estar certificado y listo para trabajar antes del 6 de junio; 500 dólares por trabajar una media de 30 horas semanales durante el verano; y 250 dólares por la certificación avanzada que permite a los salvavidas dar clases de natación o trabajar en aguas abiertas). Los salvavidas también reciben una licencia por enfermedad pagada y pases de autobús gratuitos.

Sin embargo, a finales de marzo, la Junta del PARD había recomendado que, además de las primas, los socorristas cobraran al menos 22 dólares la hora para mantener las albercas de la ciudad dotadas de personal.

En una reunión del Consejo de la Ciudad del pasado jueves, el salvavidas de Barton Springs Pool, Scott Cobb, dijo que estaba decepcionado de que Austin no siguiera la recomendación y que esperaba que se produjera una escasez de unos 300 socorristas.

"Todavía se puede salvar el verano para la gente de Austin que quiere nadar [ofreciendo] un salario digno de 22 dólares, la paga de vacaciones, [y] todos los beneficios [a los salvavidas]", dijo Cobb. "Y así se podrían abrir las albercas por completo".

En esa misma reunión, el Consejo de la Ciudad votó a favor de la exención o el reembolso de la tasa de formación que los aspirantes debían pagar para realizar el curso presencial de certificación de salvavidas, de 36 horas de duración. La cuota solía ser de 20 dólares. Los salvavidas que volvían a trabajar debían realizar un curso de recertificación de 16 horas, pero no se les cobraba por la clase.

Este curso requiere que los solicitantes demuestren primero que pueden realizar habilidades básicas, como ser capaces de nadar 150 yardas en estilo libre; mantenerse a flote en el agua durante un minuto; y recuperar un ladrillo de 10 libras desde hasta 14 pies bajo el agua. Luego, se les enseñan técnicas de socorrismo, como vigilar de cerca a la gente en la alberca y responder a las emergencias de primeros auxilios.

"Tenemos que pasar por 40 horas de formación no remunerada para poder ser salvavidas de la ciudad de Austin", dijo Cobb. "No conozco ningún otro trabajo en la ciudad en el que haya que pasar por una formación no remunerada durante 40 horas para poder trabajar".

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Related Content