Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

La contienda para ser el próximo alcalde de Austin gira en torno a la vivienda. Ésta es la postura de los candidatos.

Kirk Watson (left) and Celia Israel are competing in a runoff election to be Austin's next mayor. Election Day is Tuesday.
Julia Reihs, Gabriel C. Pérez
/
KUT
Kirk Watson (izquierda) y Celia Israel compiten en una segunda vuelta para ser el próximo alcalde de Austin. El día de la elección es el martes.

Read this story in English

Un domingo por la tarde, Celia Israel, candidata a la alcaldía de Austin, fue de puerta en puerta por el norte de Austin para intentar conseguir votos. Todas las personas que abrieron la puerta querían hablar de vivienda.

Una mujer dijo que ya había votado, pero por el oponente de Israel, Kirk Watson. "Eres demasiado indulgente con la vivienda", le dijo la mujer a Israel, en la puerta de su casa de dos plantas. Enumeró las posturas de Israel que la empujaron a votar por Watson: su interés por reducir los requisitos de estacionamiento para los constructores y facilitar la construcción de dúplex y tríplex.

"¿Eso te preocupa?" preguntó Israel. "Sí", respondió la mujer.

"Lo entiendo perfectamente", dijo Israel. Dio las gracias a la mujer y se dirigió a la casa de al lado, donde un hombre hizo callar a su pequeño perro ladrador para que pudiera escuchar el discurso de Israel sobre la vivienda.

Tanto Israel como Watson han hecho de la vivienda y su costo los temas centrales de sus campañas. Francamente, serían estúpidos si no lo hicieran.

En los últimos años, el precio de la vivienda en Austin ha subido a un ritmo sin precedentes. Los departamentos se alquilan ahora, en promedio, un 30% más al mes que en 2020. Para poder comprar una casa, una familia tendría que ganar unos $185,000 al año, en una ciudad donde una familia de cuatro miembros suele ganar mucho menos que eso.

¿Qué piensan hacer los candidatos para que la vivienda sea más asequible? ¿Cuál es su postura para resolver el problema de los sin techo en Austin? ¿Y qué pueden decirnos sobre su futuro las decisiones que han tomado en el pasado en materia de vivienda?

Más vivienda

Tanto Israel como Watson afirman que la ciudad necesita más viviendas para dar cabida a la gente que quiere vivir aquí. La clave para conseguirlo es el código urbanístico de la ciudad.

Revisado por última vez en 1984, el código actual dificulta la construcción de cualquier cosa que no sea una vivienda unifamiliar, es decir, una casa en un terreno. Pero varios intentos de la ciudad de revisar estas normas han encontrado la oposición de los residentes, principalmente propietarios blancos.

CodeNEXT_JR_2018.jpg
Julia Reihs
/
KUT
El intento más reciente de la ciudad para reescribir su código de zonificación para permitir más viviendas, un proceso llamado CodeNEXT, recibió una gran cantidad de empuje de los propietarios de viviendas.

Watson dijo a KUT: "Creo que va a tener que haber una reescritura completa. Pero vamos a tener que hacerlo de manera diferente a lo que se intentó aquí en el pasado".

Watson ha propuesto sortear el "estancamiento" de una reescritura polémica dejando que cada distrito de la ciudad adopte sus propios cambios en el código de suelo, decidiendo así cómo y dónde ubicar las nuevas viviendas.

"Propongo que la mejor manera de progresar es dejar de intentar obligar a todos los distritos de Austin a adoptar el mismo tipo de reformas del código y, en su lugar, permitir que cada miembro del Consejo presente un conjunto de reformas específicas para cada distrito", escribió Watson en un plan de vivienda que presentó en campaña este verano.

Los distritos que adopten cambios para facilitar la construcción de más viviendas tendrían derecho a los ingresos fiscales generados por estas nuevas viviendas, que podrían destinar a equipamientos públicos, como parques y albercas.

Israel ha calificado el plan de Watson de "racista". Lo comparó con el ensayo de mediados de siglo de las "líneas rojas", por el que el gobierno federal se negaba a conceder hipotecas a los posibles compradores de viviendas en barrios de color, lo que cimentó la segregación racial en muchas partes del país.

"Es un retroceso a décadas pasadas en la política de Austin, cuando los barrios más activos políticamente no tenían que compartir el poder con sus vecinos más marginados", dijo Israel a The Austin Chronicle este verano.

Israel dijo que si bien apoya una reforma del código de tierra, ella sabe que puede tomar algún tiempo. Mientras tanto, tanto Watson como Israel han dicho que quieren que el proceso de concesión de permisos de la ciudad -una espina clavada desde hace mucho tiempo en el costado de los constructores locales- sea más sencillo y barato.

Elysium Grand

En un correo, la campaña de Watson afirmaba que Israel había bloqueado la construcción de un complejo de viviendas asequibles llamado Elysium Grand. No se equivoca, pero hay más en esta historia.

En 2016, los desarrolladores solicitaron créditos fiscales federales para financiar la construcción de 90 apartamentos asequibles en el noroeste de Austin. Como parte de la solicitud, los representantes estatales pueden escribir cartas de apoyo u oposición a estos proyectos, lo que afecta si califican o no para un descuento fiscal.

A los dos años de su mandato como representante estatal, Israel decidió no apoyar el proyecto, alegando que los departamentos estaban demasiado lejos del transporte público. (El complejo está a poco menos de 2 millas de una parada de la Línea Roja de la ciudad).

Como consecuencia, el proyecto no obtuvo créditos fiscales. Aunque los departamentos se construyeron finalmente con una estructura de financiación diferente, el promotor dijo que no era el resultado ideal para el proyecto.

En una entrevista con el Texas Observer en 2016, Israel dijo que los promotores se sorprendieron de su decisión de no apoyar la idea: "Creo que a lo que están acostumbrados es a que o eres frío o eres caliente. O vas a firmar la carta [de apoyo] porque eres un liberal loco, o vas a firmar una carta negativa y vas a salir y decir: 'Detuve a la gentuza de entrar en nuestro distrito'."

(KUT preguntó a Israel sobre su uso de la palabra "gentuza" aquí. Ella respondió: "Lo que intento sugerir es que hay quien diría que un inquilino sería considerado 'gentuza'. Pero no es eso lo que pretendía decir").

Israel dijo a KUT que mantiene la decisión que tomó de no apoyar Elysium Grand, y que ha lanzado su apoyo como representante del estado detrás de numerosos otros complejos de viviendas asequibles. Una revisión de los registros estatales muestra que desde 2018, ella ha apoyado al menos tres solicitudes de vivienda asequible para créditos fiscales.

La reurbanización del este de Austin

Antes de dejar su mandato antes de tiempo para postularse como fiscal general, Watson fue alcalde de Austin de 1997 a 2001.

Antes de que asumiera el cargo, la ciudad había acordado limitar el desarrollo en West Austin para proteger el agua que fluye hacia Barton Springs Pool. En respuesta, Watson y el resto del Consejo de la Ciudad designaron el resto del centro de la ciudad como lugares donde construir nuevas viviendas para acoger a los trabajadores tecnológicos que llegaban, incluido East Austin.

Esto marca el inicio de la reurbanización de los barrios, en su mayoría hispanos, de esta parte de Austin. Según un estudio, el precio promedio de una vivienda unifamiliar en East Austin se duplicó entre 1999 y 2006. Como resultado, algunos han culpado a Watson del drástico cambio en East Austin.

"Esa premisa es bastante simplista", dijo el exalcalde a KUT, argumentando que había otros factores en juego. Dijo que la proximidad de East Austin al centro de la ciudad significaba que era un lugar al que la gente acabaría trasladándose, forzando un nuevo desarrollo, a medida que más empresas se instalan en el centro.

Israel no culpó explícitamente a Watson del cambio en Austin Este, pero sí reconoció que las protecciones medioambientales en toda la ciudad pueden haber influido en la gentrificación.

"Protegimos West Austin a costa de East Austin", dijo a KUT. "Y eso tuvo la consecuencia no deseada de alejar a la gente de sus casas históricas en el centro de East Austin".

La prohibición de acampar en Austin

En 2019, el Concejo de la Ciudad de Austin votó a favor de despenalizar la falta de vivienda, permitiendo efectivamente acampar en público al eliminar las sanciones penales. El Consejo defendió la decisión, diciendo que sacó a la gente de los campamentos boscosos y alentó a las personas a obtener servicios. Los opositores argumentaron que la decisión carecía de previsión en el frente de la vivienda - que los campamentos públicos proliferaron y los recursos de la ciudad no satisfacían la demanda.

En 2021, los votantes de Austin revocaron esa decisión con un referéndum en toda la ciudad, reincorporando las sanciones criminales por dormir a la intemperie. Poco después, los legisladores del Capitolio de Texas aprobaron también una prohibición en todo el estado.

Tents are set up under a highway overpass.
Gabriel C. Pérez
/
KUT
La Propuesta B, una medida para reincorporar las prohibiciones de comportamientos relacionados con la falta de vivienda en Austin, fue aprobada en mayo de 2021.

Israel dice que habría votado a favor de la Propuesta B en mayo pasado, pero que en ese momento estaba viviendo justo fuera de los límites de la ciudad. Le dijo a KUT que tenía un familiar que luchaba contra la falta de vivienda, y que entiende la necesidad de equilibrar la compasión con la aplicación de la ley.

"Yo lo habría apoyado. Por supuesto, la legislatura también lo decidió por nosotros", dijo. "Los votantes hablaron muy alto. Pero lo que no salió en esa votación fue que hay residentes de Austin compasivos que quieren asegurarse de que nuestros vecinos sin vivienda se tratan de una manera digna también".

Watson dice que apoya la aplicación de las leyes que restringen la acampada en público. Durante su primer mandato como alcalde, impulsó un enfoque de compromiso. Su administración ayudó a fundar el tribunal que desvía a la gente de las cárceles, el Downtown Austin Community Court, pero también presionó a la legislatura estatal para que aumentara las penas para las personas que han sido multadas repetidamente por dormir al aire libre.

"El público nos ha dicho que eso es lo que quiere [y] hay una prohibición de acampar en todo el estado aprobada por la legislatura", dijo. "Así que es obligatorio. Pero lo que no estamos haciendo bien ahora en el Consejo de la Ciudad es cómo hacemos cumplir esa prohibición de acampar para que podamos rendir cuentas como ciudad en términos de proporcionar el tipo de servicios que necesitan las personas que viven sin hogar".

La vivienda primero

En los últimos años, la ciudad se ha apoyado en lo que se denomina política Housing First o Vivienda Primero. Es una filosofía sencilla: conseguir que las personas tengan una vivienda, estabilizarlas y que estén mejor preparadas para dejar de ser personas sin hogar. Es una estrategia que ha funcionado en Houston, que redujo a la mitad su población de personas sin hogar en un periodo de 10 años.

Pero la estrategia de Austin para conseguirlo ha sido dispersa. Se ha apoyado en reconversiones hoteleras, campamentos temporales, albergues tradicionales y viviendas combinadas con servicios sanitarios y de empleo.

Watson afirma que el modelo Housing First no le convence del todo. Sostiene que Austin no debería apostar tanto por las viviendas de apoyo permanente. Se trata de desarrollos dedicados a las personas en transición por falta de vivienda que, o bien reutilizar la ciudad de propiedad o arrendamiento de tierras - o requieren un desarrollo que podría tomar años para construir.

Quiere centrarse más en el realojamiento rápido, que se basa en la colocación individual en complejos de apartamentos.

"En mi opinión, el modelo Housing First excluye con demasiada frecuencia otras medidas de ayuda. No todo el mundo necesita una vivienda de apoyo permanente", afirma Watson. "Puede que me convenzan de que es un camino mejor, pero aún no estoy del todo convencido porque no he visto el éxito".

Israel dice que apoya el modelo "probado" de Housing First, pero que los retrasos en los permisos han frustrado a las personas con las que ha hablado que trabajan en el sistema de respuesta a los sin techo de Austin.

"Señalan a la ciudad y dicen: 'No debería llevarme dos años que me aprueben el plan de mi espacio'", dijo Israel. "Así pues, el problema de los trámites burocráticos no afecta sólo a quienes construyen una mansión. Es para los que intentan hacer algo importante que les cambie la vida".

Cabe señalar que la ciudad recurre más a menudo al realojamiento rápido para sacar a la gente de la calle. Según la Coalición para Acabar con el Sinhogarismo en la Comunidad, el año pasado 1,019 personas fueron trasladadas a viviendas de realojamiento rápido, mientras que 191 dejaron la calle para vivir en viviendas de apoyo permanente.

Ambos candidatos cuestionan el uso que hace la ciudad de convertir hoteles en refugios o viviendas y no lo utilizarían necesariamente en el futuro. Watson dijo que el impulso de la ciudad para hacerlo no tenía un "plan coordinado", citando la revocación de la ciudad de su decisión de abrir viviendas de transición en el hotel Candlewood Suites. En su lugar, la ciudad se asoció con la Alianza SAFE para abrir un refugio para personas que huyen de la violencia doméstica. Israel dijo que sería "receloso" de la estrategia de la reconversión de hoteles en el futuro, citando la falta de comunicación de la ciudad con el Condado de Williamson en el plan de Candlewood. El condado de Williamson llevó más tarde a la ciudad a los tribunales por ese emplazamiento.

Candlewood Suites
Julia Reihs
/
KUT
Los miembros del Consejo de la Ciudad de Austin votaron en 2021 para comprar el hotel Candlewood Suites en el norte de Austin.

Transparencia y servicios

Tanto Watson como Israel creen que hay una falta de transparencia en torno a los esfuerzos de la ciudad para sacar a la gente de la calle. Dicen que ha habido una erosión de la credibilidad desde la decisión de 2019 de despenalizar los campamentos, de ahí la decisión de los votantes de restablecer la prohibición.

Pero, en ese tiempo, la ciudad y el condado de Travis también han reunido 500 millones de dólares en dinero federal para abordar la falta de vivienda, un plan apodado Finding Home ATX. El plan, dotado con 500 millones de dólares, utiliza fondos federales, locales y privados para construir miles de viviendas más e invertir más en servicios sociales. Se trata de una estrategia similar a la utilizada en Houston para sacar a la gente de la calle en la última década y media.

Ese dinero se reparte entre docenas de organizaciones sin ánimo de lucro y departamentos municipales y del condado. Cualquiera de los dos candidatos dirigiría la División de Estrategia para los Sin Techo de la ciudad (HSD, por sus siglas en inglés), que se ocupa de la financiación y los esfuerzos de Austin, y ambos afirman que esa oficina debe ser más visible en el proceso de toma de decisiones.

Israel dice que la HSD necesita más poder, pero que debería haber más transparencia en la financiación, y en los esfuerzos de la ciudad para limpiar los campamentos.

"Hay frustraciones muy reales entre la gente que tiene necesidades múltiples, y quienes pagan impuestos por este esfuerzo quieren saber que se está avanzando", dijo. "No se puede ir y decir que hemos limpiado un campamento y que éste vuelve un mes después".

Watson afirma que la ciudad necesita coordinarse mejor con las organizaciones sin ánimo de lucro que prestan la mayor parte de los servicios a los habitantes de Austin sin hogar.

"Como exalcalde y exsenador y candidato a la alcaldía, me he sentido frustrado por la incapacidad de saber lo que está pasando con esa oficina y en todo el proceso de abordar las necesidades de nuestra población sin hogar", dijo.

Ambos candidatos están de acuerdo en que los trabajadores sociales y otras personas que realizan el agotador trabajo de sacar a la gente de la calle deberían cobrar más. Israel dijo que "tenemos que mejorar la remuneración y las prestaciones" de los trabajadores sociales para reducir la rotación y el agotamiento. Watson dijo que "tenemos que pagar mejor", especialmente cuando la ciudad y el condado amplíen su respuesta a la falta de vivienda en el marco del plan Finding Home ATX.

Traducido por Maria Arce

Audrey McGlinchy is KUT's housing reporter. Got a tip? Email her at audrey@kut.org. Follow her on Twitter @AKMcGlinchy.
Andrew Weber is a general assignment reporter for KUT, focusing on criminal justice, policing, courts and homelessness in Austin and Travis County. Got a tip? You can email him at aweber@kut.org. Follow him on Twitter @England_Weber.
Related Content