Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

¿Para qué se utilizaba la tribuna situada a orillas del lago Lady Bird, en East Austin?

KUT: Fiesta Gardens Grandstand 1
Karina Lujan
/
KUT
Un oyente de KUT tenía curiosidad acerca de la tribuna que daba a la laguna de Fiesta Gardens.

Read this story in English

Imagina que recorres los senderos que bordean el lago Lady Bird. En el puente peatonal de Chicano Park, miras a través de la laguna y ves una tribuna justo al lado del agua.

Está cubierta de maleza, deteriorada. Como una reliquia.

"Vengo a menudo a Town Lake y durante años he visto las gradas de Fiesta Gardens", dice Matthew Rizzo. "Siempre he sentido curiosidad por saber qué historia había detrás y cómo se utilizaban".

Así que nos preguntó sobre ello para nuestro proyecto ATXplained.

fgbrochure2.jpg
ATX Barrio Archives

Rizzo dice que la tribuna le hace pensar en la línea de llegada de una especie de regata. Y no está muy desacertado.

La tribuna forma parte de Fiesta Gardens, a orillas de Festival Beach. Su historia es compleja: comenzó su camino en los años 60 como lugar de encuentro con la cultura latinoamericana para todos aquellos "turistas" que venían del oeste de Austin.

Después se convirtió en un espacio público que acogió eventos durante décadas, desde fiestas del Cinco de Mayo a actos del Orgullo y festivales de salsas picantes, pasando por fiestas patrias e incluso carreras de botes.

Fue el lugar de algunos roces importantes entre el gobierno de la ciudad y el barrio donde se encuentra, en East Austin. Últimamente no se ha utilizado mucho.

Fiesta Gardens fue uno de los primeros proyectos público-privados en lo que entonces se conocía como Town Lake. En 1966, una empresa privada inauguró Fiesta Gardens en terrenos públicos. La empresa que lo desarrolló tenía la visión de una laguna tropical exuberante.

"En aquella época, los espectáculos de esquí acuático y las lanchas motorizadas eran muy populares, así que querían darle ese toque y convertirlo en una atracción turística", explica Sarah Marshall, coordinadora del programa de conservación histórica y turismo del Departamento de Parques y Recreación de Austin.

La laguna era una cantera de grava antes de llenarse con agua del lago Town. Cuando se visitaba la laguna, se podían ver carreras de barcos o hacer un recorrido en bote. La grada podía albergar hasta 1,000 personas para espectáculos de esquí acuático que se celebraron tres veces al día durante casi un año.

La idea era atender a los visitantes que buscaban una muestra de la cultura latinoamericana y actividades acuáticas. (¡Todo el mundo sabe que Austin es la capital mundial de la acrobacia acuática en vivo!).

Black and white photo of the grandstand from the side overlooking the shores of the lagoon.
Austin History Center
Fiesta Gardens abrió sus puertas en 1966 para ofrecer a los "turistas" una muestra de la cultura latinoamericana y acrobacias acuáticas.

"La empresa esperaba que las cifras fueran fenomenales", dice Marshall.

No fue así.

El complejo se inauguró en 1966 y, un año después, la empresa lo cerró. La ciudad recompró el alquiler por 115,000 dólares. Pero la historia no acaba ahí.

El fiasco del Aqua Fest

Después de convertirse en un complejo de propiedad pública, Fiesta Gardens se utilizó para eventos, y pronto, otro elemento básico de Austin sacudió el barco a lo largo de Festival Beach.

"Aqua Fest empezó en 1962 y se trasladó a Fiesta Gardens a finales de los 60", dice Marshall, "y las carreras de drag boats empezaron también en los 60".

Las carreras se celebraban tres fines de semana al año, y el campeonato tenía lugar en agosto, en el marco del Aqua Fest.

El vecindario se opuso con vehemencia a estas carreras.

Paul Hernández era un activista de la comunidad y fundador de la sección de Austin de los Boinas Marrones, una organización paramilitar centrada en los derechos de los chicanos que se inició en los años 60. En un documental sobre la disputa titulado "Boats in the Barrio", habla de los problemas a los que se enfrentaba la comunidad durante las semanas en las que se celebraban las carreras.

"El más obvio, por supuesto, era el ruido, la contaminación, el tráfico, la congestión de miles de personas -turistas- invadiendo una zona residencial y dejando su basura", explica.

Todos los años, el vecindario pedía al Consejo de la Ciudad que trasladara las carreras a otro sitio. Todos los años, los funcionarios electos accedían a trasladar las competencias. Y cada año, el rugido de las lanchas de alta potencia resonaba en el barrio.

El Consejo de la Ciudad acordó trasladar las carreras. Pero no fue así.

Los problemas iban más allá de los barcos y la basura. Muchos vecinos sentían que no los respetaban, como si sus necesidades fueran menos prioritarias que las de todos los que acudían a las carreras.

"Les importa un bledo nuestra propiedad, nuestras casas, nuestro barrio. Lo único que quieren es una buena carrera, ver a alguien batir un récord o volcarse y romperse el cuello", dice Hernández en el documental.

Después de que el ayuntamiento volviera a aprobar las carreras en 1978, el vecindario cumplió la promesa de protestar a orillas de Festival Beach. Estalló una pelea entre los manifestantes y la policía.

Protest from Boats in the Barrio

Diecinueve manifestantes fueron detenidos y un agente de policía suspendido por uso excesivo de la fuerza. Fue el último año en que se celebraron carreras de lanchas en el lago de la ciudad, y el Aqua Fest se trasladó finalmente.

De vuelta a la comunidad

A pesar de no ser siempre un buen vecino, Fiesta Gardens acabó formando parte de la comunidad. La gente del barrio lo utilizaba para celebrar fiestas de quinceañeras, un festival de bandas y mucho más.

Cuando crecía en East Austin, "parecía que Fiesta Gardens era el lugar", dice Baldomero Cuellar, director ejecutivo del Festival de Bandas de Rancho Alegre. "Tenía un aire de comunidad".

Ha visto evolucionar el barrio que lo rodea a lo largo de los años. Y considera que el aumento constante del valor de las propiedades en el este de Austin es una de las principales razones de los cambios.

"En cuanto a la gente que se muda, hay dos tipos", dice. "Los que se mudan allí por la cultura y la belleza del barrio, cerca del río y demás. Pero también están los que quieren venir y cambiar las cosas".

Aparte de la fiesta anual del Orgullo Gay de Austin, Fiesta Gardens no se utiliza mucho últimamente. Cuéllar ha intentado varias veces organizar un evento en los Jardines, pero no ha tenido mucha suerte. El barrio ha cambiado, y las normas también.

"La mayor queja es el ruido, pero yo digo: 'Te has mudado al lado de un local de música cultural, ¿por qué te quejas? ¿Sabes?", dice.

Renovación de un lugar emblemático de la comunidad

Ya no oirás el rugido de los drag boats desde Fiesta Gardens. Parece que ahora el Consejo de la Ciudad responde rápido a las quejas por ruido. Cualquiera que intente alquilar el espacio debe seguir unas estrictas directrices.

La ciudad tiene un plan para conservar Fiesta Gardens que incluye mejorar la accesibilidad y devolver a la tribuna su antiguo esplendor. Pero la ciudad utilizó la financiación destinada al proyecto en respuesta al COVID - y la financiación aún no ha vuelto.

El plan era devolver Fiesta Gardens a la comunidad. Pero Cuéllar no está convencido de que eso pueda hacerse.

"En mi lista de deseos, habría un escenario como en San Antonio, donde una banda pueda venir, conectarse y simplemente tocar. Mantener viva esa parte de la cultura y la historia", dice. "Estaría bien, pero no lo veo posible. Habrá gente que se queje".

The grandstand pokes out through the overgrown trees on the shore of the lagoon
Juan Garcia
/
KUT
Hasta que se financien las reformas, la tribuna seguirá siendo una reliquia cubierta de maleza del histórico East Austin.

Hasta que la ciudad financie las renovaciones, la tribuna se cernirá sobre la laguna: un recordatorio de la historia y el conflicto ambientados en este lugar rodeado de un East Austin en rápida transformación.

Traducido por Maria Arce

Juan Garcia is a producer at KUT. Got a tip? You can email him at jgarcia@kut.org.
Related Content