Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

La pandemia expulsó a enfermeros experimentados del sistema. Los expertos de Austin buscan soluciones.

Three nurses stand near a hospital bed in a training room.
Olivia Aldridge
/
KUT
Estudiantes de enfermería del Austin Community College trabajan en el laboratorio de habilidades del campus.

Read this story in English

Incluso antes de la pandemia del COVID-19, había escasez de enfermeros titulados a tiempo completo trabajando en centros de salud. Una serie de problemas, como las largas jornadas y las condiciones de trabajo extenuantes, contribuyeron a esta tendencia. Se trata de un problema que el estado lleva detectando desde 2001, cuando la 77ª Legislatura de Texas autorizó el Programa de Reducción de Mano de Obra de Enfermería, que ha inyectado fondos en los programas educativos de enfermería de todo el estado.

Pero 20 años y una pandemia después, el déficit de enfermeros en Texas sigue siendo tan crítico como siempre. Por el COVID-19, los enfermeros fueron empujados al borde del agotamiento y abandonaron la profesión, muchos llevándose décadas de experiencia.

En 2018, el Centro de Estudios de la Fuerza Laboral de Enfermería de Texas estimó que había 27,786 enfermeros registrados activos menos de los que había demanda. El centro proyectó que ese déficit llegaría a más de 57,000 para 2032. El centro no ha publicado un nuevo informe desde el inicio de la pandemia, pero la directora general de la Asociación de Enfermeros de Texas, Serena Bumpus, dijo que espera que un estudio actualizado del personal de enfermería arroje datos aún más preocupantes.

"Tenemos que averiguar no sólo cómo reclutar más enfermeros para la profesión, sino también cómo retenerlos", dijo Bumpus. "Un enfermero te ha tocado o te tocará en algún momento de tu vida. ... Sin enfermeros, nuestro sistema sanitario se desmoronará".

‘Angustia moral’

Últimamente, Bumpus ha dedicado mucho tiempo a abogar por que los legisladores aumenten la financiación de las escuelas de enfermería y mejoren las condiciones laborales de los enfermeros. A finales de febrero, lideró a cientos de enfermeros en el Capitolio de Texas, donde presionaron para que se aprobaran proyectos de ley como el Proyecto de Ley 112 de la Cámara de Representantes y el Proyecto de Ley 240 del Senado, que se centran en la prevención de la violencia en el lugar de trabajo, y el Proyecto de Ley 901 de la Cámara de Representantes y el Proyecto de Ley 244 del Senado, que amplían los programas existentes para contratar y financiar la formación de posibles profesores de enfermería.

Mientras tanto, los enfermeros que han permanecido en la profesión -así como los nuevos graduados que se han incorporado a ella en los últimos años- se enfrentan a circunstancias difíciles.

Taylor Critendon, enfermera de cuidados intensivos en el Ascension Seton Medical Center, dice que siente la ausencia de mentores en el lugar de trabajo en los que solía confiar. Aunque sólo contaba con unos pocos años de experiencia antes de la llegada del COVID-19, Critendon es ahora una de las enfermeras más veteranas de su unidad. Incluso ha sido preceptora o instructora clínica de enfermeros en formación.

"Se fijan en mí para que ayude a formar a los nuevos enfermeros de la planta, cuando podríamos haber tenido a gente que llevaba 20 o 10 años trabajando con nosotros al lado de la cama", dice. "Esas personas eran de un valor incalculable para todo el equipo y para la calidad de la atención al paciente que somos capaces de ofrecer".

Critendon, junto con el 72% de sus colegas enfermeros del Ascension Seton Medical Center, votó a favor de la sindicalización en septiembre del año pasado. Uno de los objetivos del sindicato es conseguir que se reduzca la cantidad de pacientes por personal; Critendon afirma que a los enfermeros de su centro de trabajo se les asignan hasta cinco o seis pacientes a la vez, lo que en su opinión es al menos uno de más.

"Muchos enfermeros se han despertado en mitad de la noche preocupados: 'Dios mío, ¿me he olvidado de dar esta medicación? Ese es el tipo de angustia moral que los enfermeros se llevan a casa", afirma. "Pero si hubiera más recursos a mi alrededor, si hubiera manos extra y personal más seguro, entonces los enfermeros podrían realmente tomarse el tiempo para sentarse y pensar críticamente sobre lo que está pasando con sus pacientes".

Ascension Texas, por su parte, afirmó en un comunicado que está experimentando una escasez de enfermeros al igual que otros sistemas de salud del país, y que siguen comprometidos con la contratación y retención de enfermeros.

Critendon ha visto cómo se contrataba a muchos enfermeros nuevos, la mayoría recién graduados de la escuela de enfermería. Pero dice que es difícil mantener a los recién contratados en la profesión cuando enseguida se ven desbordados por la carga de trabajo.

Mantener listos a los estudiantes

Los programas de enfermería, por su parte, simplemente no pueden producir suficientes graduados para satisfacer la demanda. No es por falta de candidatos calificados: en 2022, el Texas Center for Nursing Workforce Studies (Centro de Estudios de Personal de Enfermería de Texas) informó que 13,720 solicitantes calificados no fueron admitidos en programas de formación de enfermería en Texas porque no había suficiente espacio para ellos.

Los líderes de las escuelas de enfermería de Austin Community College (ACC) y de la Universidad de Texas en Austin dijeron que quieren admitir a más futuros enfermeros, pero hay dos obstáculos importantes para hacerlo.

"Si hubiera más recursos a mi alrededor, si hubiera manos extra y personal más seguro, entonces los enfermeros podrían realmente tomarse el tiempo para sentarse y pensar críticamente sobre lo que está pasando con sus pacientes".
Taylor Critendon, enfermera

En primer lugar, hay escasez de personas calificadas dispuestas a aceptar puestos docentes en los programas de enfermería. Estos puestos pueden ser difíciles de ofrecer cuando los candidatos pueden ganar más dinero como enfermeros profesionales, por ejemplo.

En segundo lugar, la oferta de prácticas clínicas es limitada, es decir, existen entornos médicos reales donde los estudiantes de enfermería pueden adquirir conocimientos prácticos. Este problema vuelve a estar relacionado con la escasez de personal, ya que los enfermeros en clínicas suelen estar demasiado ocupados o carecer de experiencia para formar a otros.

Aunque es posible que los programas locales no estén equipados para ampliar sus grupos de estudiantes de enfermería, están pensando de forma creativa en cómo mejorar las calificaciones de los enfermeros existentes para construir la próxima generación de liderazgo en este campo. Por ejemplo, la Universidad de Texas en Austin ha recibido recientemente una subvención para apoyar a los enfermeros preceptores mediante la creación de un conjunto de herramientas de enseñanza clínica y un programa de formación inicial para ellos. Esto podría ofrecer apoyo a los nuevos enfermeros en funciones de formación como Critendon.

Sin embargo, Alexa Stuifbergen, decana de enfermería de la UT, afirma que el programa también cumple otra función.

"Les gusta tanto trabajar con los estudiantes en ese papel de preceptores en un entorno hospitalario que están muy interesados en convertirse en miembros del profesorado y luego, con suerte, en una carrera académica", dijo Stuifbergen.

Conocer a los enfermeros allí donde están

ACC también está estudiando una mejor forma de utilizar sus recursos para mejorar las habilidades de los enfermeros, acercándose a ellos allí donde se encuentran. El año pasado, ACC puso en marcha una opción en línea para que los enfermeros titulados obtuvieran una licenciatura en enfermería. Esta titulación prepara a los enfermeros diplomados para más oportunidades de liderazgo y una gama más amplia de funciones en este campo.

"Una de las cosas que queríamos tener muy en cuenta era la necesidad de poner nuestros programas a disposición de los enfermeros trabajadores y de cumplir y adaptarnos a veces a sus horarios de trabajo, que son muy exigentes", dijo John Nation, profesor del programa RN-to-BSN de ACC.

Una de las estudiantes de Nation, Ellen Spann, dijo que esta estructura en línea le ha permitido pasar al siguiente nivel en su carrera mientras sigue trabajando a tiempo completo en la unidad médica quirúrgica del Centro Médico South Austin de St. David - y cuidando de su hijo de 4 años como madre soltera.

"Es muy beneficioso porque sigo retribuyendo a la comunidad de enfermería y sigo retribuyendo a la población de pacientes, a la vez que continúo mi educación", dijo.

Spann dijo que está comprometida con la profesión de enfermería, a pesar de sus retos. Quiere aprovechar su experiencia actual para aprender más sobre enfermería quirúrgica y postoperatoria. Si puede encontrar oportunidades de aprendizaje que encajen con sus responsabilidades como madre trabajadora, no ve ningún límite.

"Sería increíble si pudiera obtener la licencia de enfermera y montar mi propia clínica, con otros enfermeros a mis órdenes", dice. "Estoy segura de que, después de dedicarme a la educación durante unos años y de que mi hijo empiece la escuela, puede que eso no sea una realidad. Pero desde luego tengo el empuje y el deseo".

Traducido por María Arce

If you found this reporting valuable, please consider making a donation to support it. Your gift pays for everything you find on KUT.org. Thanks for donating today.

Olivia Aldridge is KUT's health care reporter. Got a tip? Email her at oaldridge@kut.org. Follow her on X @ojaldridge.
Related Content