Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

El aeropuerto de Austin tendrá un nuevo vestíbulo y 20 puertas más, pero no será hasta 2030

Ilustración aérea que muestra el nuevo vestíbulo con 20 puertas de embarque conectado a la terminal Barbara Jordan. La ilustración muestra un rectángulo rosa que indica una pasarela subterránea que conectaría a los viajeros con la ampliación.
Department of Aviation
/
City of Austin
El Aeropuerto Internacional de Austin-Bergstrom está tramitando un contrato de 72 millones de dólares para diseñar la gran ampliación que añadirá un nuevo vestíbulo con al menos 20 puertas de embarque y espacio para 20 más.

Read this story in English

El Aeropuerto Internacional de Austin-Bergstrom (ABIA) se prepara para añadir al menos 20 nuevas puertas de embarque, ampliando así la capacidad de un aeropuerto saturado que se esfuerza por atender cada año a millones de pasajeros más de los que está diseñado.

Las puertas de embarque previstas se ubicarán en un edificio de nueva construcción, denominado provisionalmente vestíbulo B, unido a la terminal principal Barbara Jordan por un túnel peatonal subterráneo equipado con pasarelas móviles.

 Ilustración que muestra a personas caminando por un túnel. A ambos lados hay pasarelas móviles. Las paredes y el techo son lisos y blancos, y el suelo gris, ya que se trata de un ejemplo básico del aspecto que podría tener el túnel.
Aviation Department
/
City of Austin
Ilustración conceptual del túnel subterráneo que conectará la terminal Barbara Jordan con el nuevo vestíbulo. En un principio, los responsables municipales preferían una pasarela elevada porque ofrecería más vistas panorámicas y evitaría posibles problemas de aguas subterráneas. Sin embargo, el Departamento de Aviación de la ciudad llegó a la conclusión de que un puente elevado dificultaría demasiado la circulación de los aviones.

No se espera que la nueva explanada dé la bienvenida al público hasta 2030 como muy pronto. A largo plazo, el vestíbulo podría ampliarse hasta albergar 40 puertas de embarque, más del doble de la capacidad actual de 34 puertas que tiene ABIA.

El vestíbulo B lleva años en fase de planificación, desarrollado como parte de una estrategia a largo plazo aprobada por el Consejo de la Ciudad en 2018. Ese "Plan Maestro ABIA 2040" trazó una trayectoria para que el aeropuerto acomodara a 30 millones de pasajeros al año para 2037.

Esas proyecciones se subestimaron en una década.

ABIA ya da servicio a más de 22 millones de pasajeros al año y espera alcanzar los 30 millones en 2027. Desde la última gran ampliación -cuando se sumaron nueve puertas en el extremo este de la terminal Barbara Jordan en 2019- ABIA solo ha estado equipado para atender a 15 millones de pasajeros al año.

La sala de espera de una puerta de embarque en ABIA. Muchos asientos grises vacíos. Los techos altos y las ventanas dejan entrar la luz natural.
Gabriel C. Pérez
/
KUT News
ABIA abrió una ampliación de nueve puertas en el extremo este de la terminal Barbara Jordan en 2019.

A pesar del intenso tráfico, el vestíbulo B ha sufrido repetidos retrasos. El edificio se habría puesto en marcha este año según el calendario del plan maestro aprobado por el Consejo de la Ciudad de Austin, pero la ampliación del aeropuerto se quedó en tierra cuando llegó la pandemia. Los viajes en avión desde Austin se habían desplomado un 97%, ahogando el flujo de caja del aeropuerto procedente de aerolíneas, restaurantes, estacionamientos y alquiler de vehículos, dinero crucial para financiar la ampliación.

Una vez que los viajeros volvieron a sentirse seguros en los aviones, ABIA empezó a batir inesperadamente récords históricos de pasajeros. Al cabo de unos meses, los signos de tensión eran evidentes. A veces, las filas de la TSA serpenteaban desde las puertas correderas de cristal hasta la acera.

Fotografía tomada con un teléfono que muestra a personas con equipaje haciendo fila fuera de la terminal Barbara Jordan. El cielo parece oscuro, como si aún no hubiera amanecido.
Jennifer Harris
Las filas de seguridad de la TSA se extendían hasta la acera a primera hora de la mañana del sábado de mayo de 2022 en el Aeropuerto Internacional Austin-Bergstrom.

Las autoridades municipales se apresuraron a acelerar la ampliación, con la esperanza de que el vestíbulo B pudiera estar listo en pocos años.

"En nuestra imaginación, [la apertura] será alrededor de 2027, cifras redondas, y vamos a saber más una vez que entremos en el diseño", dijo la ejecutiva de ABIA, Tracy Thompson, a los comisionados del aeropuerto en julio de 2021, antes de añadir rápidamente: "Ahora que lo acabo de decir en una reunión pública, por favor, no nos obliguen a esa fecha".

Tal vez a causa de estos objetivos incumplidos, el personal del aeropuerto vacila ahora a la hora de pronosticar cuándo abrirá el vestíbulo B. Sólo bajo insistentes preguntas, el ejecutivo del aeropuerto que supervisa el proyecto admitió que el nuevo vestíbulo podría estar listo para 2030.

"Más o menos. No tengo ni al diseñador ni al contratista, así que no puedo prometer nada", dijo Lyn Estabrook, responsable de planificación del aeropuerto. "¿Quizá en 31 ó 32?".

Pero ABIA se está tomando en serio la contratación de un diseñador para el vestíbulo B. Hace tres semanas, la ciudad publicó una oferta de 72 millones de dólares para diseñar las instalaciones de 635,000 pies cuadrados, un edificio más grande que 10 campos de fútbol.

Y esto no es más que un anticipo del gasto que se avecina.

Una ilustración aérea más cercana del vestíbulo B que muestra 20 puertas y 20 aviones estacionados en el exterior. Una leyenda indica en distintos colores "baños públicos", "sala de espera" y "servicios".
Aviation Department
/
City of Austin
Un diagrama conceptual del vestíbulo B, incluido en un pliego de condiciones, sugiere dónde podrían ubicarse las puertas de embarque, los baños y otras instalaciones.

El costo total del nuevo vestíbulo, el túnel peatonal subterráneo, la plataforma (donde estacionan los aviones) y la infraestructura asociada ascenderá a casi 1,000 millones de dólares, según Estabrook. El proyecto representa el mayor aumento de la capacidad de puertas de embarque desde que ABIA abrió sus puertas a los civiles en 1999.

El vestíbulo previsto forma parte de una ampliación aeroportuaria más amplia, de 10 a 12 años y 4,000 millones de dólares, denominada Journey with AUS, que incluye un nuevo vestíbulo de llegadas y salidas con más mostradores de venta de billetes y facturación y cintas de recogida de equipajes más grandes.

La nueva zona de llegadas y salidas se extenderá hacia el norte, atravesando el cercano estacionamiento Red Parking Garage. Detrás del Garaje Azul está previsto un nuevo parking.

Plano del ABIA en el que se muestran varios proyectos de ampliación de 4,000 millones de dólares, entre ellos una nueva explanada con un túnel peatonal, nuevas calles de rodaje transversales en el centro del campo, un nuevo sistema de tratamiento del equipaje de salida, una nueva central de servicios públicos y la eliminación del Garaje Rojo para construir una nueva calzada en la terminal. El trazado existente con pistas y calles de rodaje es visible bajo las zonas de desarrollo propuestas.
Department of Aviation
/
City of Austin
La ampliación del aeropuerto, valorada en 4,000 millones de dólares, consta de más de 60 proyectos individuales.

Los proyectos a más corto plazo abarcan desde un nuevo sistema de salida de equipajes hasta una ampliación de 80,000 pies cuadrados en el extremo oeste de la terminal Barbara Jordan, pasando por mejoras menores como la renovación de los baños de la terminal con nuevos accesorios, encimeras y espejos.

El vestíbulo B es sólo uno de los más de 60 proyectos interrelacionados que pretenden elevar la capacidad de ABIA a 30 millones de pasajeros. Cada pieza del rompecabezas costará millones de dólares y puede causar molestias a los pasajeros que se desplacen por la zona en obras. Durante la construcción del vestíbulo B, por ejemplo, los aviones podrían tardar más en rodar hacia y desde la pista.

Un avión de Southwest Airlines recorre la pista en el aeropuerto.
Michael Minasi
/
KUT News
Los aviones podrían tardar más en rodar hacia y desde la pista mientras se construye el vestíbulo B.

El emplazamiento del vestíbulo previsto se encuentra sobre dos calles de rodaje existentes, que son los caminos que guían a los aviones desde la terminal hasta la pista. Estas calles de rodaje tendrán que ser arrancadas y sustituidas por otras nuevas más al sur antes de que pueda construirse la explanada.

Las nuevas calles de rodaje tendrán que cruzar la avenida Emma Browning, por lo que el proyecto incluye dos puentes aéreos multimillonarios lo bastante resistentes para soportar aviones tan pesados como el Boeing 777-300, el bimotor de pasajeros más grande del mundo.

Un mapa que muestra las nuevas calles de rodaje previstas en ABIA.
Department of Aviation
/
City of Austin
Las nuevas calles de rodaje del centro del aeropuerto, en blanco, incluyen puentes para aviones sobre la avenida Emma Browning y requerirán la demolición del pavimento y las infraestructuras existentes.

Si se desplazan las calles de rodaje hacia el sur para hacer sitio al vestíbulo B, se eliminará la Terminal Sur -una instalación independiente para las aerolíneas de bajo costo Allegiant y Frontier- en torno a marzo de 2026. Austin desembolsó 88 millones de dólares en un acuerdo legal el año pasado para recuperar la Terminal Sur de una empresa de capital privado que había firmado un contrato de arrendamiento de 30 años para las instalaciones en 2016.

La decisión de demoler la Terminal Sur se tomó tras una serie de reuniones en 2020 con ejecutivos del aeropuerto, el mayor sindicato de pilotos del mundo y la Administración Federal de Aviación.

Un memorando de un consultor, obtenido a través de la Ley de Información Pública de Texas, muestra que a los funcionarios les preocupaba que cualquier trazado que intentara salvar la Terminal Sur haría que las nuevas calles de rodaje fueran demasiado costosas y estrechas, obligando a los aviones a hacer más giros y a tardar más en llegar a las pistas.

La entrada a la Terminal Sur del Aeropuerto Internacional Austin-Bergstrom. Un gran toldo blanco crearía sombra, pero esta foto se tomó en un día nublado. Hay coches estacionados delante. Un vehículo se aleja.
Gabriel C. Pérez
/
KUT News
La terminal sur, que da servicio a Allegiant y Frontier, abrió en 2017 después de que la empresa que la alquila gastara millones de dólares en renovaciones. Ahora está previsto derribarla en marzo de 2026 para construir nuevas calles de rodaje y el vestíbulo B.

Se espera que los diseños de esas calles de rodaje de 324 millones de dólares -incluidos los puentes para aeronaves- estén listos a finales de este mes. Las obras podrían empezar este otoño y terminar en 2027.

En cuanto al vestíbulo B, el proyecto aún está lo bastante lejos como para que la ciudad no haya decidido cuántas puertas se abrirán al principio. Depende sobre todo de lo que quieran las aerolíneas. Serán ellas las que alquilen el espacio.

"Si necesitan 10 primero, construiremos 10 primero y luego construiremos las otras 10", dijo Estabrook. "Tenemos que trabajar estrechamente con la gente que va a ocuparlo y a gestionar ese espacio".

Nathan Bernier is the transportation reporter at KUT. He covers the big projects that are reshaping how we get around Austin, like the I-35 overhaul, the airport's rapid growth and the multibillion dollar transit expansion Project Connect. He also focuses on the daily changes that affect how we walk, bike and drive around the city. Got a tip? Email him at nbernier@kut.org. Follow him on Twitter @KUTnathan.
Related Content