Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations

BookPeople de Austin demanda a Texas por la nueva ley que restringe los libros de las bibliotecas escolares

 A girl looks at children's books at BookPeople in 2010.
KUT
BookPeople dice que si no puede vender a las escuelas, perjudicará a la librería de Austin y a otras similares.

Read this story in English

Las librerías de Austin y Houston forman parte de una coalición que impugna una nueva ley estatal que restringe los libros disponibles en las bibliotecas escolares.

BookPeople y la librería Blue Willow, junto con la Asociación Americana de Libreros, la Asociación de Editores Americanos, el Gremio de Autores y el Fondo de Defensa del Cómic presentaron el martes una demanda en el fuero federal alegando que elproyecto de ley de la Cámara de Representantes 900 (HB 900, en inglés) viola los derechos de libertad de expresión en virtud de las Primera y Decimocuarta enmiendas de la Constitución de Estados Unidos.

La directora general de BookPeople, Charley Rejsek, declaró que ha abogado contra la ley HB 900 desde que se presentó durante la sesión ordinaria de la Legislatura estatal a principios de este año.

"La razón por la que hemos decidido unirnos a esta coalición de otras librerías, editoriales y autores ahora es porque ya es ley y no vemos un camino claro para cumplir la ley tal y como está redactada", dijo Rejsek.

La ley entrará en vigor dentro de un mes

BookPeople y los demás demandantes piden al tribunal que impida que la ley HB 900 entre en vigor el 1 de septiembre. La demanda se presentó contra los directores de la Agencia de Educación de Texas (TEA, en inglés), el Consejo Estatal de Educación y la Comisión Estatal de Bibliotecas y Archivos de Texas. Los tres organismos participan en la puesta en marcha de la nueva normativa.

La ley HB 900 prohíbe el "material sexualmente explícito" en las bibliotecas escolares y exige que los alumnos obtengan permiso de uno de sus padres o tutores para acceder a "material sexualmente relevante". El representante estatal Jared Patterson, republicano del norte de Texas y autor de la ley, la ha descrito como un esfuerzo por proteger a los niños y crear normas estatales para las bibliotecas escolares. Pero los críticos de la ley han advertido que es demasiado amplia y que podría prohibir los clásicos literarios, así como restringir el acceso de los estudiantes a los libros con personajes LGBTQ+.

La HB 900 pone la carga de la clasificación de libros como "sexualmente explícito" y "sexualmente relevante" en los vendedores de libros, como BookPeople que vende a los distritos escolares en el centro de Texas. Da como plazo hasta el próximo mes de abril para que los vendedores entreguen a la Agencia de Educación de Texas una lista de los libros que han vendido a escuelas públicas y chárter considerados "sexualmente explícitos" o "sexualmente relevantes". Rejsek dijo que no sólo esos términos son vagos, sino que tampoco es posible que los vendedores de libros revisen y califiquen todos los libros que venden o han vendido a los distritos.

"Básicamente, todos y cada uno de los libros de todas y cada una de las librerías, e incluso los libros que no están en las estanterías de la librería y que pueden encargarse especialmente en diferentes idiomas, en diferentes traducciones, todos ellos entrarían en el ámbito de aplicación de esta ley", dijo. "No veo un camino claro para poder leer y calificar miles de libros en poco tiempo, ni para avanzar".

Si los vendedores de libros no califican los materiales, la ley HB 900 les prohíbe vender libros a las escuelas.

Los libreros afirman que la TEA tiene "poder ilimitado”

La nueva ley también permite a la Agencia de Educación de Texas invalidar las calificaciones de los vendedores. Así, por ejemplo, si un vendedor de libros no considera que un libro sea sexualmente explícito y la TEA sí lo hace, el vendedor deberá actualizar la clasificación en un plazo de 60 días o también se le prohibirá vender libros a las escuelas.

Los abogados de los demandantes critican duramente esta disposición de la ley en la demanda, afirmando que "concede al gobierno una autoridad de concesión de licencias sin control para dictar qué libros están permitidos en las escuelas públicas y qué libreros pueden hacer negocios con las escuelas públicas".

Patterson dijo el martes que había previsto este tipo de demanda, atribuyéndola a la oposición de la "extrema izquierda".

"A los que se oponen a los escolares de Texas les digo simplemente que lo hagan con todo lo que tengan, porque no quiero oír ninguna excusa cuando pongamos el último clavo en el ataúd de su agenda", dijo Patterson en un comunicado.

Pero Rejsek dijo que no es que BookPeople y otros vendedores no quieran cumplir la ley.

"No es que no queramos, es que literalmente no podemos cumplirla", dijo. "La carga de trabajo no es viable, no está financiada y no está clara".

Dijo que si BookPeople no puede vender a las escuelas, perjudicará a la librería local y a otras similares. Dijo que, en última instancia, no debería depender de los vendedores de libros la clasificación de los mismos.

"Estamos aquí para atender las necesidades de las escuelas y eso es lo que hacemos. Ellos piden libros y nosotros cumplimos con sus pedidos", dijo. "No deberíamos dictar a los colegios lo que pueden o no pueden comprar. Eso no es lo que hacen los libreros".

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Becky Fogel is the education reporter at KUT. Got a tip? Email her at rfogel@kut.org. Follow her on Twitter @beckyfogel.
Related Content