Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations
En Español

¿Por qué las largas colas de la TSA en el aeropuerto de Austin? Funcionarios locales y federales intercambian culpas.

A group of masked TSA employees walks through the Barbara Jordan Terminal at Austin-Bergstrom International Airport
Gabriel C. Pérez
/
KUT
TSA staffing shortages at Austin-Bergstrom International Airport could result in fewer flights, according to a top official appointed to oversee the airport.

Read this story in English.

Las colas de primera hora de la mañana en el aeropuerto de Austin están adquiriendo notoriedad incluso entre los presentadores de programas de juegos de la NPR.

"Viajo mucho en avión y a menudo tomo vuelos tempranos. Nunca he estado en un aeropuerto tan lleno a primera hora de la mañana", dijo Peter Sagal, presentador del concurso semanal de noticias Wait Wait... Don't Tell Me, dijo después de tomar un vuelo el lunes por la mañana en el Aeropuerto Internacional de Austin-Bergstrom (ABIA).

El personal del aeropuerto se preparaba para la salida de más de 30,000 pasajeros ese día.

"Era una locura. No podía creer la cantidad de gente que había", dijo Sagal. "La cola para entrar en la línea de seguridad se extendía por las puertas exteriores hasta la acera".

Las colas suelen ser las peores de jueves a lunes antes de las 8 de la mañana, un problema causado por las aerolíneas que añaden más vuelos sin contar con suficientes agentes de la Administración de Seguridad del Transporte para revisar a los pasajeros en menos de 30 minutos.

La TSA no da cifras concretas de empleados en ABIA, alegando motivos de seguridad, pero reconoce que el aeropuerto ha estado falto de personal. La agencia ha ofrecido primas de contratación de hasta 2.000 dólares durante meses y ha traído trabajadores de la Fuerza de Despliegue Nacional, una oficina de la TSA destinada a enviar ayuda extra cuando los aeropuertos la necesitan.

La frustración entre bastidores por la dotación de personal de la TSA salió a la luz el fin de semana cuando un alto funcionario encargado por el alcalde Steve Adler de supervisar el aeropuerto dijo que la situación era tan grave que podría obligar al aeropuerto a recortar los vuelos directos.

"La TSA tiene una grave carencia de personal y no puede pagar un salario competitivo", tuiteó el sábado el presidente de la Comisión Asesora del Aeropuerto de Austin, Eugene Sepúlveda.

"Los agentes se niegan a trasladarse a Austin y están renunciando. La TSA está perdiendo más agentes de los que puede contratar", continuó. "Tendremos que reprogramar rutas y recortar vuelos directos si la situación continúa".

A sign next to travelers going through TSA security says the agency is hiring.
Patricia Lim
/
KUT
La TSA lleva meses ofreciendo bonificaciones de hasta 2,000 dólares por firmar contratos de trabajo.

Sepúlveda dirigió las preguntas de KUT a la oficina de comunicaciones del aeropuerto, que no dijo nada sobre el personal de la TSA. Dirigió las preguntas a la agencia federal y rápidamente trató de disipar las expectativas de que cualquier vuelo fuera cancelado.

"No hay precedentes de que el aeropuerto cancele o deniegue vuelos debido a desafíos de personal de la TSA", dijo el portavoz del aeropuerto, Sam Haynes, en un correo electrónico. "Los 17 carriles de la TSA en los cuatro puntos de control pueden acomodar el volumen de pasajeros. El Departamento de Aviación no cancela vuelos".

La TSA, por su parte, respondió a la afirmación de Sepúlveda de que los agentes se niegan a trasladarse a Austin.

"Eso NO es cierto", escribió la portavoz de la TSA Patricia Mancha en un correo electrónico. "Austin recibe una parte justa de traslados voluntarios de toda la nación".

"Como todas las demás organizaciones y empresas, la TSA está en proceso de contratación de personal", dijo. "Nuestro proceso es más largo que el de otras empresas, ya que realizamos una extensa comprobación de antecedentes y una evaluación médica".

Mancha culpó en parte a la infraestructura aeroportuaria por las largas colas de la mañana. Dijo que la TSA preveía que más de 3,200 pasajeros pasarían por sus puestos de control el próximo lunes, pero que necesitaría 22 carriles para procesarlos.

"Sólo tenemos 17 carriles, por lo que el gran número de pasajeros obviamente tendrá que esperar en la cola", dijo Mancha.

Pero la TSA ha tenido problemas para mantener abiertos los 17 carriles existentes en ABIA. El pasado lunes por la mañana, cuando las esperas de la TSA de más de 90 minutos obligaron a algunos pasajeros a cambiar sus vuelos, la agencia dijo que no tenía inicialmente suficientes agentes para dotar de personal a los tres nuevos carriles de inspección que el personal del aeropuerto abrió a finales del año pasado.

La situación del personal de la TSA en el aeropuerto es lo suficientemente grave como para que los funcionarios del Departamento de Aviación de la ciudad hayan pedido a los responsables de la TSA que traigan aún más trabajadores de emergencia a través del NDF. Los funcionarios del aeropuerto local también están pidiendo ayuda al Congreso.

"El aeropuerto y la TSA tienen que trabajar juntos mejor y antes para planificar eventos como éste", dijo el congresista Lloyd Doggett, demócrata cuyo distrito incluye el ABIA. "No necesitamos señalar con el dedo a unos y otros. Necesitamos resolver el problema".

Doggett señaló el presupuesto recomendado por el presidente Joe Biden para el año fiscal 2023, que aumentaría el salario y los beneficios de la TSA en alrededor de un 29 por ciento hasta los 7,100 millones de dólares. Doggett dijo que también apoya la H.R. 903, un proyecto de ley bipartidista para abordar la alta rotación de la TSA ofreciendo a los trabajadores de primera línea las mismas protecciones que ya tienen la mayoría de los empleados federales.

"Los trabajadores de la TSA han tenido muchos problemas a lo largo de los años y han sentido que han sido una parte de segunda clase de la fuerza de trabajo federal", dijo Doggett.

El personal del aeropuerto dijo al congresista la semana pasada que parte del problema era que la TSA había puesto fin a las horas extraordinarias obligatorias justo cuando el volumen de viajeros estaba aumentando. Un portavoz del aeropuerto dijo que el personal de aviación había pedido a la TSA que hiciera todo lo posible para ayudar.

Mancha, de la TSA, dijo que las horas extraordinarias obligatorias se utilizan de forma intermitente a discreción del director federal de seguridad de cada aeropuerto en función de las necesidades. Los agentes de la TSA pueden tener que trabajar hasta seis días a la semana.

"No van a intentar quemar a su personal ni hacer que el personal utilice las horas extras obligatorias si no hay necesidad", dijo Mancha.

Pero esa misma herramienta utilizada para paliar la escasez de personal -las horas extraordinarias obligatorias- también podría estar agravándola, según los dirigentes sindicales.

El presidente del sindicato local de la TSA no respondió a una solicitud de comentarios el lunes antes de la publicación de este artículo.

Pero en el pasado, el presidente del Consejo 100 de la AFGE TSA, Hydrick Thomas, dijo a KUT que la inflexibilidad en la programación de las horas extraordinarias obligatorias estaba provocando que la gente dejara la TSA por otras agencias federales, muchas de las cuales pagan mejor.

"¿Cómo le dices a una madre soltera: 'Te obligamos a venir a trabajar en tu día libre', y no tiene a nadie que cuide al niño?". dijo Thomas. "Si los empleados recibieran un salario decente, no les importaría trabajar todos los días".

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Corrected: April 5, 2022 at 3:12 PM CDT
La versión original de este artículo decía que el presidente de la Comisión Asesora del Aeropuerto, Eugene Sepúlveda, había sido nombrado por el alcalde. Sepúlveda fue nombrado a la comisión por el concejal Pio Renteria.
Related Content