Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Un nuevo estudio detalla cómo el calor extremo está afectando a las prisiones de Texas

37589319286_315730c8a6_b.jpg
Austin Price for KUT
/

Read this story in English

Texas es uno de los 13 estados de Estados Unidos que no dispone de aire acondicionado central para sus prisiones estatales.

Se ha demostrado que las temperaturas dentro de las unidades carcelarias alcanzan regularmente los 110 grados, y al menos una unidad ha superado los 149 grados. Este calor extremo, junto a la falta de precauciones adecuadas, está causando grandes daños a muchas personas encarceladas y al personal de las prisiones, según un nuevo informe publicado por el Centro de Reducción de Riesgos y Recuperación de Texas A&M.

J. Carlee Purdum, autora principal del informe y profesora asistente de investigación en Texas A&M, presentó sus conclusiones a legisladores la semana pasada durante su testimonio ante el Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes de Texas. Y compartió más información sobre el informe con Texas Standard:

Esta transcripción ha sido editada ligeramente para mayor claridad:

Texas Standard: Cuéntanos un poco sobre su comparecencia ante el Comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes de Texas. ¿Qué les dijo a los legisladores?

J. Carlee Purdum: Hablé con los legisladores sobre el informe que acabamos de publicar, que trata sobre cómo las prisiones de Texas se enfrentan al calor extremo y a las unidades carcelarias que no tienen aire acondicionado. Nuestro informe realmente profundizó en estas políticas de mitigación del calor y los muchos, muchos desafíos que van junto con ellas.

¿Qué intentan hacer específicamente las prisiones que no tienen aire acondicionado?

Sin aire acondicionado, cuando hay un calor tan extremo, las afecciones relacionadas con el calor y la muerte potencialmente relacionada con el calor son una preocupación importante. Y lo que las unidades tratan de hacer es reducir el riesgo de que las personas encarceladas tengan esas dolencias relacionadas al calor extremo. Y lo que hacen es intentar proporcionarles recursos como agua, duchas adicionales y acceso a zonas refrigeradas en las unidades. Pero cuando se trata de una población de 120,000 personas cada día, es muy difícil conseguirlo.

¿Cómo se elaboran esas técnicas y estrategias de mitigación?

Los retos son, en realidad, tratar con una población tan enorme y lidiar con una importante falta de personal. Cuando las temperaturas son tan extremas, basta con que una persona vulnerable desde el punto de vista médico no tenga acceso a agua potable o a una zona refrigerada en la unidad carcelaria para que pueda sufrir una dolencia grave relacionada con el calor y pueda morir.

Según este informe, sólo el 30% de las prisiones de Texas tienen aire acondicionado. ¿Qué tipo de efectos estamos viendo en los reclusos y en el personal?

Lo que estamos viendo es una degradación de su salud con el tiempo, y estamos viendo casos de afecciones relacionadas con el calor. Vemos que otras enfermedades empeoran. Por ejemplo, la salud mental es una preocupación enorme en las prisiones de Texas. Vemos que el número de intentos de suicidio aumenta en los meses de verano.

Muchos dicen, mira, esto es una cuestión de violación de los derechos humanos. ¿Qué se está haciendo por los presos o por el personal de las prisiones con problemas de salud o que informan que se están enfermando a causa de este calor?

Lo que se está haciendo es que el Departamento de Justicia Criminal de Texas intenta identificar a los más vulnerables y llevarlos a esas unidades refrigeradas. Pero la realidad es que hay tanta gente vulnerable dentro de las prisiones y trabajando en ellas que es realmente imposible en este momento llevar a todos los que necesitan estar a unidades con aire acondicionado. Además, sabemos que no hace falta ser extremadamente vulnerable desde el punto de vista médico para sufrir una dolencia relacionada con el calor y una posible muerte.

Mucha gente probablemente piense: "Un momento, estamos en 2022. Se sabe que en Texas hace calor. Se sabe que los veranos son intensamente calurosos'. ¿Por qué estas instalaciones no tienen aire acondicionado cuando estamos hablando de que la mayoría de las prisiones del país están equipadas con ellos?

Sí, así es. Bueno, creo que lo que ha sucedido es que se tomó la decisión de no poner aire acondicionado en las prisiones cuando se construyeron. Y ahora, con el tiempo, vemos cada vez más que el aire acondicionado no es un lujo. Es un derecho humano. Es algo necesario para la vida. Hay defensores que realmente están llamando la atención sobre ello. Y creo que investigaciones como la nuestra están poniendo luz sobre el tema para lo que suele ser una población invisible.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Related Content