Austin's NPR Station
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
Available On Air Stations

Donantes pagan los saldos pendientes de las comidas escolares en los campus del ISD de Georgetown antes de las fiestas

lunch_kut.jpg
Miguel Gutierrez Jr.
/
KUT
Aunque el Congreso determinó que las comidas escolares fueran gratuitas para todos los niños durante la mayor parte de la pandemia, ese programa expiró en junio de 2022. Funcionarios del ISD de Georgetown dijeron que el cambio fue duro para las familias y los saldos pendientes de comidas han aumentado.

Read this story in English

Todo empezó con una persona que quería contribuir antes de las fiestas. Una madre, que quería permanecer en el anonimato, se puso en contacto con el Distrito Escolar Independiente (ISD, por sus siglas en inglés) de Georgetown para pagar los saldos pendientes de las comidas escolares.

"Ella había querido contribuir de alguna manera con el distrito y hacer un impacto durante esta temporada de fiestas y dijo 'Me encantaría adoptar un campus y pagar esas comidas", dijo Kirby Campbell, director ejecutivo de servicios de apoyo del ISD de Georgetown.

La donante terminó cubriendo los pagos pendientes en Village Elementary y Benold Middle School. El regalo tuvo un efecto dominó.

"Desde entonces, hemos tenido otro donante que vino y adoptó otro campus", dijo Campbell.

Luego, otro donante adoptó otros dos campus. En total, tres donantes terminaron pagando los saldos de las comidas escolares en cinco de los 17 campus del distrito.

"Es una gran historia de comunidad y de gente que quiere devolver algo a su comunidad y a los estudiantes de su comunidad", dijo.

Esta no es la primera vez que los donantes han dado un paso adelante para cubrir los saldos pendientes en las escuelas del ISD de Georgetown, según Campbell. Pero, es la primera vez en unos dos años que las familias se enfrentan a una deuda de comidas escolares.

Al comienzo de la pandemia en marzo de 2020, el Congreso aprobó una exención federal para que el desayuno y el almuerzo fueran gratuitos para todos los estudiantes, independientemente de los ingresos familiares. Esto fue enorme, según Rachel Cooper, que es la directora de salud y justicia alimentaria en Every Texan, un think tank de izquierda con sede en Austin.

"Fue un gran impulso para las familias", dijo. "Quitó mucha presión a las familias en un momento muy duro".

Pero a principios de este año, los republicanos bloquearon los esfuerzos para ampliar esa exención. Cooper dijo que cuando expiró, creó confusión en las familias.

"Han pasado de tener las comidas proporcionadas como parte de la jornada escolar, al igual que los libros, al igual que el acceso a las computadoras, y ahora de repente se les dice, 'Oh, no, usted tiene que pagar por sus comidas'", dijo.

Campbell fue testigo directo de esa confusión. Las familias no se daban cuenta de que, una vez más, tenían que solicitar comidas escolares gratuitas y a precio reducido o empezar a pagarlas si no cumplían con los requisitos para ese programa.

"Creo que fue un shock", dijo. "Mucha gente como que se salieron de esa rutina".

Si bien varía según el campus, el 41% de la población estudiantil del ISD de Georgetown se considera económicamente desfavorecida. Campbell comenzó a ver que la deuda de almuerzos escolares comenzó a crecer, especialmente al comienzo del año escolar.

"Todavía luchamos como distrito", dijo. "Todavía hay un saldo pendiente flotando en un montón de cuentas por ahí con muchos campus".

Campbell dijo que después del regalo de los donantes a los cinco campus, el distrito todavía tenía alrededor de $8,000 en pagos pendientes. Pero, más donaciones han estado llegando.

Dijo que esta generosidad tiene un gran impacto en las familias que enfrentan aún más gastos durante las fiestas.

"El dinero escasea, sobre todo en esta época del año", dijo. "Por lo tanto, ser capaz de llegar a esos padres y decirles que un miembro de la comunidad dio un paso adelante y pagó el saldo de su hijo es un gran alivio para ellos".

Campbell dijo que el distrito, que sirve alrededor de 12,000 comidas al día, no rechazará a ningún estudiante con saldos pendientes en comidas.

"Queremos que todos los niños que vienen a nuestro distrito y pasan por esa línea [de comidas] reciban alimentos", dijo.

Cooper quiere que el Congreso tome medidas para que las comidas escolares gratuitas vuelvan a ser más accesibles. Dijo que la pandemia demostró que proporcionar comidas gratuitas a todos los niños funciona.

"Los niños se lo comen. Las familias lo aprecian. Y los estudiantes rinden más cuando están alimentados", dijo.

Traducido por Maria Arce

Becky Fogel is the education reporter at KUT. Got a tip? Email her at rfogel@kut.org. Follow her on Twitter @beckyfogel.
Related Content