Reliably Austin
Play Live Radio
Next Up:
0:00
0:00
0:00 0:00
Available On Air Stations
Streaming troubles? We've made changes. Please click here on kut.org/streams for more information.

El Consejo de Educación del Estado de Texas retrasará las revisiones de los estándares de estudios sociales

Students wear masks at their desks on the first day of school at Travis High School  in Austin in 2021
Jordan Vonderhaar
/
KUT
El Consejo Estatal de Educación de Texas podría retrasar las actualizaciones de los estándares curriculares de estudios sociales tras enfrentarse a la presión de los conservadores.

Read this story in English

El Consejo de Educación del Estado de Texas, controlado por los republicanos, planea retrasar la revisión de los estándares curriculares de estudios sociales hasta 2025, después de enfrentarse a las críticas de defensores y grupos conservadores. Los miembros del consejo tenían previsto votar las nuevas directrices este noviembre, actualizándolas por primera vez en más de una década. Este viernes votarán por última vez si retrasa la revisión de los estándares.

Si se aprueba, significará que el plan de estudios sociales del estado no se revisará hasta después de las elecciones de noviembre. Los 15 puestos de la junta que estarán en la boleta electoral podrían ser ocupados con miembros más conservadores. Nueve de ellos están actualmente en manos de los republicanos.

La decisión de la junta de este martes se produjo después de escuchar horas de testimonios públicos sobre las directrices propuestas, también conocidas como Conocimientos y Habilidades Esenciales de Texas. Varios padres y activistas conservadores instaron a la junta a retrasar la aprobación de los estándares de estudios sociales que darían forma a lo que 5.5 millones de estudiantes de las escuelas públicas de Texas aprenden en clase.

Entre ellos estaba Mary Elizabeth Castle, asesora política del grupo conservador Texas Values. Dijo que se necesitaba más tiempo para abordar los problemas de los estándares propuestos.

"Hasta ahora, los borradores que se han presentado no han sido suficientes, y se recomienda retrasar el proceso hasta que lo hagamos bien", dijo.

Castle dijo a los miembros de la junta que la información sobre el movimiento del orgullo LGBTQ debería eliminarse de las directrices del plan de estudios. Eso provocó que Rebbeca Bell-Metereau, miembro de la junta y una demócrata de San Marcos que representa al Distrito 5, preguntara a Castle si los estudiantes deberían aprender sobre la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos de 2015 que legalizó el matrimonio entre personas del mismo sexo.

"No creo que el tema sea apropiado para la asignatura en absoluto", dijo Castle. "Por lo tanto, no creo que deba abordarse".

Otra de las críticas más abiertas a los estándares estatales propuestos fue Jolyn Potenza, de Southlake. Las escuelas de ese suburbio del norte de Texas se enfrentan a investigaciones federales de derechos civiles por acusaciones de discriminación. Potenza dijo a la junta que cientos de personas en su ciudad natal firmaron una petición que argumentaba que los estándares de estudios sociales propuestos no enseñaban la "herencia de Texas" y el "excepcionalismo americano".

La petición decía: "Reduce la mención de la resistencia de Estados Unidos, la confianza en Dios y la celebración de nuestra Declaración de Independencia".

Potenza también argumentó que el proceso de actualización de los estándares de estudios sociales fue apresurado.

"¿Quién se precipitó? Nosotros nos precipitamos", dijo. "La historia, el pasado, lo que ocurrió ayer, eso no cambia. Lo que cambia es cuando se reescribe, se diluye, se cambia el enfoque. Y eso es exactamente lo que ha ocurrido aquí".

Pero las personas que participaron directamente en la elaboración de las nuevas directrices refutaron las afirmaciones sobre que el proceso se precipitó. Lily Trieu, que formó parte de dos grupos de trabajo, dijo que la mayoría de los miembros eran educadores, expertos en contenidos y líderes comunitarios que dedicaron tiempo a la elaboración de las normas propuestas.

"En las últimas semanas, los actores políticos marginales y los grupos de intereses especiales han jugado a la política con este importante trabajo en un esfuerzo por distraer y retrasar el proceso", dijo.

Trieu añadió que, aunque los proyectos actuales no son perfectos, son "muy buenos" y deben sustituir a los actuales, que están "desfasados".

Mohit Mehta, miembro del grupo de trabajo sobre estudios asiático-americanos, animó a la junta a aprobar los estándares. También criticó los esfuerzos por etiquetar cualquier plan de estudios culturalmente receptivo como un ejemplo de teoría racial crítica, que se ha convertido en un punto de discusión para los conservadores.

"Esto es falso y engañoso", dijo. "No hay ni una sola mención a la teoría racial crítica".

Mehta añadió que los estándares propuestos no violan la ley 3 del Senado (SB 3, por sus siglas en inglés), una ley respaldada por los republicanos que la legislatura estatal aprobó en 2021 para evitar que la teoría crítica de la raza se enseñe en las escuelas públicas. El concepto académico -que se enseña a nivel universitario, no en K-12- analiza cómo el racismo está incrustado en el sistema legal estadounidense y otras instituciones.

Mehta señaló que los estudios sociales a menudo no reflejan la diversidad de los estudiantes de las escuelas públicas de Texas.

"La historia de Texas es mucho más que el Álamo", dijo Mehta. "Es la historia de todos los que estamos en esta sala".

La directora política principal de la Red de Libertad de Texas, un grupo progresista, se hizo eco del punto que señala Mehta.

"Creemos que todos los estudiantes merecen verse representados en el plan de estudios", dijo Carisa López a KUT.

Añadió que su grupo apoyaba los estándares de estudios sociales propuestos.

"Siempre hay ajustes que se pueden hacer", dijo. "La junta siempre entra y hace muchas enmiendas a esos borradores, pero como documento de partida es realmente bueno".

A López le preocupaba que el proceso de aprobación de las revisiones se retrasara. Cuando el testimonio público concluyó, los miembros republicanos de la junta se movieron para hacer precisamente eso.

La iniciativa de volver a la mesa de borradores suscitó las críticas de los miembros demócratas de la junta. Aicha Davis, una demócrata del área de Dallas que representa al Distrito 13, se preguntó si algunos de sus colegas republicanos se resistían a las revisiones porque eran representativas de diversas experiencias. Preguntó a sus colegas qué haría falta para que apoyaran las directrices propuestas.

"Hemos tenido todos [estos] meses de trabajo, todos estos testimonios de ambas partes, todo esto y sigue siendo inaceptable, estoy tratando de averiguar lo que es aceptable para usted", dijo. "Y parece que para la mayoría de la gente es más aceptable cuando no se incluye el debate sobre los movimientos sociales LGBTQ+, cuando no se incluye el debate sobre la verdad de la esclavitud en Estados Unidos, cuando no se incluyen muchas religiones del mundo".

Bell-Metereau también dijo que retrasar la decisión sobre los nuevos estándares de estudios sociales era un desperdicio.

"Desechar un borrador me parece un proceso tan inútil", dijo. "Siempre les digo a mis alumnos: 'Guarden sus borradores, no los arruguen y los tiren'".

Independientemente de que el Consejo Estatal de Educación decida retrasar la revisión de los estándares de estudios sociales, aún se espera que haga algunos cambios en el plan de estudios este año para cumplir con las nuevas leyes estatales, incluyendo la SB 3.

Si has encontrado valioso el reportaje anterior, por favor considera hacer una donación. Tu aportación paga todo lo que encuentres en KUT.org. Gracias por donar hoy.

Las traducciones de contenido selecto de KUT son posibles gracias al apoyo financiero de Texas Mutual Insurance Company, un proveedor de compensación de trabajadores.

Becky Fogel is the education reporter at KUT. Got a tip? Email her at rfogel@kut.org. Follow her on Twitter @beckyfogel.
Related Content